SALAS

SALA VERDE

A partir del tercer año de edad.


El niño de 3 años trata de adaptarse a los compañeros, a los maestros, al mismo jardín, está integrando al segundo grupo social. Para ello debemos proporcionarle todo el afecto, la comprensión y la seguridad que necesita. Todavía se le hace larga la permanencia en el jardín, por ello necesita cambiar varias veces de actividad. En general el niño de 3 años responde muy bien a las consignas, aunque a veces tiene sus caprichos y berrinches que pasan rápidamente. Aún le cuesta pensar que existe el otro y a veces se siente agredido con un simple empujón. Le gusta jugar con agua y lavarse las manos. Le encanta mostrar sus habilidades y destrezas en los juegos del parque. Siempre se encuentra en movimiento, pues camina y corre seguro. Le agradan los juegos de perseguir y atrapar. Una de las tantas tareas importantes de la docente es ayudarlo a que comparta y que piense en el otro. Le gusta oír cuentos breves con historias de niños o animales. Ya se siente capaz de distinguir y nombrar las partes de su cuerpo. Sus oraciones tienen una mejor estructura que a los dos años. Su vocabulario se enriquece continuamente. Todavía no dialoga, sino que monologa. Es capaz de comer sin derramar y toma la taza con una sola mano. Expresa sus deseos de evacuar por medio de gestos o palabras. Le encanta cantar y bailar para divertir a los demás. Constantemente la docente debe estimularlo y proporcionarle todo tipo de materiales para que el niño pueda compartir y a la vez enriquecerse. La presentación de diferentes materiales debe satisfacer las necesidades de exploración. También son importantes los distintos juegos que la docente ofrece, así el niño se divierte, se enriquece y socializa. El juego lo llevará a conectarse con los demás y a estimular su expresión oral. Necesita que la docente lo apruebe y felicite por sus logros cotidianos y sus trabajos, eso lo lleva a sentirse seguro de si mismo y a animarse a crecer. Juntos, tanto padres como docente, conociendo cómo es, piensa y siente el niño, podemos ayudarlo a crecer y socializarse.